historia de la pérdida de pesoBuenas tardes, queridos lectores. Mi nombre es Helga Lehmann y tengo 36 años. Ahora peso 62 kilos, pero hace tres años mi peso era casi el doble de grande. Conseguí bajar de peso con la ayuda de Lida daidaihua, y en esta carta, me gustaría contarle mi historia de como me deshice de los kilos de sobra. Espero que mi historia ayude a muchas mujeres a perder el exceso de peso y superar los complejos, de los que yo estaba sufriendo la mayor parte de la vida adulta.

Gracias a la droga la mujer, residente en Alemania, pudo encontrar la felicidad en su vida personal

Con Lida Daidaihua descubrí una nueva vida

Infancia

Desde muy temprana  edad lo caracteristico de mi persona era los tamaños bastante grandes. Cuando tenía tres años, mi peso era 17 kilogramos, lo que provocaba ciertas dificultades. Por ejemplo, empecé a andar tarde y era menos activa en comparación con otros niños. A los 5 años yo pesaba 23 kilos. Me resultaba difícil moverme mucho, así que jugaba muy poco con otros niños. Probablemente, esta fuera la edad cuando me desarollé un amor por la lectura. En lugar de correr en la calle con los otros niños, pasaba tiempo en compañía de los libros.

Colegio

peso a la pérdida de pesoA los 6 años me fui a la escuela. Los primeros años de los estudios no los recordé bien, salvo que tenía un rendimiento muy bueno en todas las materias escolares. Aparentemente , esto era el  resultado de mi pasión por los libros.  Tenía la comunicación normal con los compañeros de clase, hice mis primeras amigas.
 El idilio terminó después del cuarto grado. En todas las materias, scaba solamante malas notas, y por eso mis padres tomaron la decición de cambiar al colegio. Los alumnos de la clase nueva me recibieron poco favorablemente. Debido al sobrepeso a menudo era objeto de burlas y mofas.
Hasta los 13 años gané 64 kilos. Esta edad tan romántica cuando la mayoría de las chicas experimentan primer amor y buscan  la atención de los chicos, yo pasé sola. Los compañeros de clase rara vez se dirigían a mí, sobre todo en la busca de ayuda en sus estudios. Estaba dispuesta a ayudarles, con la esperanza de llegar a ser parte del equipo, pero mis expectativas  no se cumplieron de ningún modo.
Al ver mi depresión a las 16 años mis padres me llevaron al médico. Después de la inspección, el experto me puso a una dieta especial, pero eso resultó absolutamente inútil. Hasta el final de los estudios en el colegio ya pesaba unos 90 kilogramos.

Años universitarios

Para muchos, el final del estudio en la escuela  es un día de fiesta. Me sentí aliviada de haberme librado de las bromas de mis compañeros de escuela sobre mi peso.
Mientras estudiaba en la universidad me convertí en un participante activo en la vida estudiantil. A pesar de esto fracasé en hacer mejores amigos. Un día, mirándome en el espejo, me di cuenta de que también tenía que dar por finalizada  mi vida privada, porque era poco probable que econtrara a un hombre a quien le atrajera mi cuerpo demasiado exuberante.

Edad adulta

A los 25 años, mi peso excedió 100 kilogramos y además de los problemas morales, empezaron a molestarme particularmente agudo las inconveniencias físicas:
   ● Constante sudoración incluso a bajas temperaturas.
   ● Incapacidad para caminar más de 500 metros sin descanso.
   ● Falta de aliento.
   ● Mal funcionamiento del corazón, y así sucesivamente.
A los 26 años, volví a visitar el médico y él me puso en una nueva dieta, lo que me permitió dejar de aumentar de peso. Durante los siguientes siete años, tenía aproximadamente 110 kg.

Pérdida De Peso

pérdida rápida de pesoUna de mis colegas también tenía sobrepeso, aunque no tanto como yo. Un día me dijo que había encontrado un medicamento excelente  para la pérdida de peso, pero reaccioné a sus palabras con escepticismo.  Los 17 kilos perdidos por mi colega durante 3 meses me hicieron cambiar de opinión acerca de la droga.
Estando de pie en la balanza después de los primeros meses del uso de Lida daidaihua, no podía creer lo que veía. Sólo en un mes el fármaco me ayudó a perder 6 kg. En un futuro próximo apareció la luz de la esperanza de una vida normal, y empecé a luchar con entusiasmo contra la obesidad. Para acelerar el proceso, empecé a visitor el gimnasio y me puse en una dieta baja en calorías.
Después de un año y medio y dos cursos del tratamiento con Lida daidaihua mi peso era de 66 kilogramos. Finalmente pude podía darme el lujo de llevar la ropa que me gustaba y subir hasta el tercer piso por la escalera ya no era para mí la prueba tan difícil como antes.
Hace seis meses, me encontré con mi pareja, y nos casamos. Cuando mi marido vio por primera vez mis fotos de los años estudiantiles, se negó a creer, que la chica que se mostraba en la foto era yo.
Ahora mi marido y yo estamos planeando tener un bebé. No me preocupa absolutamente mi peso después de dar a luz, ya que estoy segura que Lida daidaihua me ayudará a recuperar los parámetros normales en poco tiempo.
Con este fármaco descubrí una nueva vida, me ayudó a mis 36 años encontrar una segunda juventud, llena de nuevas impresiones positivas. No tenga miedo de usar Lida daidaihua, porque es el camino más corto para un peso normal.

 

2 comments on “Lida Daidaihua: una historia de la pérdida de peso exitosa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *